Habitual

Focaccia y galletas de cacao del collaret

Habitual, no se me ocurre un nombre mejor para este restaurante. Cocina de mercado, recetas de toda la vida, elevadas a un nivel superior. Un restaurante del que te enamoras al primer bocado y al que te vuelves, poco a poco, adicta. Cuando se juntan el alma de Ricard Camarena y los ingredientes de nuestra tierra mediterránea es imposible que el resultado no sea impresionante.

El proyecto, lanzado por el afamado cocinero a principios del mes de septiembre el año pasado, conquistó los paladares valencianos inmediatamente. Los de mi familia y el mío, concretamente, en el día de su inauguración. Desde entonces, es “habitual” que nos dejemos caer por ahí al menos 3 veces al mes. Y serían todavía más, pero dividimos esfuerzos entre éste y su otro local Canalla Bistro, que incluiré en mi guía dentro de muy poquito.

Es difícil describir la cocina de Habitual porque tiene sello propio. Si tuviera que escoger una influencia predominante sería la cocina Francesa y la Italiana. Partiendo de esa base y de recetas tan tradicionales como los “Canelones caseros de Pollo a l’ast” o la “Ensaladilla rusa”, Ricard construye platos sencillamente deliciosos. Recetas de toda la vida, sí, pero a las que el cocinero les da un paseo por el mediterráneo y una manita de pintura creativa, para terminar presentándo auténticas maravillas.

Desde la “Tarta templada de tomate pera en conserva y mozzarella de búfala” hasta la “Parpatana de atún, cebolla asada y jugo de tamarindo”, pasando por la “Rillette de atún de almadraba, con pan sardo y salsa tártara” o las “Croquetas al pesto de albahaca”, todo es un verdadero regalo para el paladar.

En mi última visita al local opté por los siguientes:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Boquerones marinados, queso feta, aceitunas de kalamata y eneldo
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Tarta templada de tomate pera en conserva y mozzarella de búfala
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Corvina a la espalda, judías verdes y vinagreta de limón

Una de las cosas que más me gusta de este restaurante es el poder optar por “medias raciones”. Prácticamente todos los entrantes tienen esta opción; súper práctico, sobre todo cuando sales a cenar en pareja. Si vas a restaurantes de este estilo, en los que sólo la descripción de cada plato ya hace que te apetezca probarlos prácticamente todos, es genial el poder pedir medias raciones; te permite degustar el doble de platos y disfrutas la experiencia muchísimo más. Este es otro de los puntos fuertes de Habitual.

Pero el super puntazo, sin duda alguna, es su “parte más dulce”. He ido a muy pocos restaurantes, por no decir ninguno, con esta oferta de postres. Si sois amantes de esta última parte de las comidas, como yo, no os los podéis perder. Es genial cuando a un cocinero le gustan los postres, como es el caso de Ricard, porque pone el mismo esfuerzo en su creación que en la de los platos salados. Y eso siempre se termina notando. Para mí, los mejores son la “Carrot cake Habitual” y el “Brioche asado y empapado con biscuit glacé de leche merengada”, ambos dos para compartir entre 2-3 personas. Su sabor es indescriptible. Hacéos un favor y probadlos.

En cuanto al diseño, éste tampoco se queda atrás. El local, vestido de una madera de tonos cálidos, resulta realmente acojedor. Los platos, todos presentados en recipientes de cerámica “Le Creuset” le dan ese toque divertido y original. El servicio, como en todos sus otros restaurantes, es impecable. La verdad, hay pocos “peros” que sacar a Habitual.

Para mí, el gran acierto de Ricard ha sido crear un restaurante totalmente diferente a los que ya tiene en la ciudad. A veces los cocineros cometen el error de pensar que todos sus restaurantes deben tener los mismos sabores, el mismo concepto. Y es cierto que es importante poder adivinar la esencia de todo cocinero en cada uno de sus platos, pero si dejamos una firma demasiado grande, se pierde el factor sorpresa. Camarena ha sabido entender esto a la perfección. Deja su sello en todos sus proyectos, pero lo hace de forma muy distinta en cada uno de ellos. Puedes cenar un viernes en el Canalla y ese mismo sábado en Habitual y no probarás 2 bocados iguales.

En fin, un restaurante diseñado para los amantes de la buena comida, la buena cocina. Para quienes buscamos comer disfrutando y difrutar comiendo. En mi opinión, uno de los mejores ahora mismo en la ciudad. Os recomiendo que os acerquéis a probarlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: