Bizcocho de calabaza

Ayer viajé al pasado. Hacía años que no preparaba este bizcocho. Y, la verdad, no consigo explicarme el por qué. Es suave, tierno, esponjoso…¡está de muerte!

La receta se la debo a la madre de una amiga. Recuerdo que siempre la hacía cuando íbamos las amigas a merendar a casa y nos dejó a todas enamoradas. Nos lo terminábamos de una sentada. Ojalá pudiera volver a revivir esos momentos. ¡Esos sí eran buenos tiempos!

En casa somos devoradoras oficiales de calabaza. En invierno siempre caen una o dos a la semana, ya sea al horno para tomar de postre, en sopas o como guarnición junto a un pescado. El otro día horneamos una enorme y había sobras en la nevera para alimenatar a una legión. Así que ayer decidí convertirla en bizcocho. Así variamos un poco.

Empezaremos por preparar los ingredientes:

Ingredientes:

2 huevos

1 taza de azúcar (blanco o moreno)

1/2 taza de aceite de girasol

1 taza de calabaza asada

1 taza de harina (blanca o integral)

1 sobre de levadura royal

2 cucharaditas de canela (o al gusto)

Nueces (para decorar)

Paso a paso:

Antes de empezar, precalentamos el horno a 180º y ponemos buena música:

En un bowl, con la ayuda de unas barillas eléctricas o con un robot de cocina, batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen. Cuando la mezcla esté blanca y espumosa, incorporamos el aceite de girasol y batimos bien. A continuación, medimos una taza de calabaza asada (podéis hornearla en casa o comprarla en cualquier panadería) y la añadimos a la mezcla. Batimos hasta que esté bien incorporada. Añadimos la harina junto con la levadura y mezclamos. Por último, incorporamos las 2 cucharaditas de canela.

En cuanto a la canela, poned lo que a vosotros os guste. La receta lleva 2 cucharaditas pero yo le echo un par más porque en casa somos amantes de esta especia. También podéis poner 1 cucharadita de gengibre si os apetece algo más especiado o incluso un poco de nuez moscada rayada. ¡Hacedlo como más os guste a vosotros!

Cuando ya tengáis la mezcla preparada, lo vertéis sobre un molde de horno. Por último, decoramos con algo más de canela, unas cuantas nueces y azúcar para crear una rica costra crujiente.

Metemos al horno a 180º (arriba y abajo) durante aproximadamente 40 minutos (pinchadlo a los 35’ para ver como está y lo vais controlando). Una vez horneada, dejamos enfriar y desmoldamos.

¡Listo! Un bizcocho sencillo y riquísimo. Hacedlo y triunfaréis seguro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: